Cuentos para educar: “El roble y el junco”

Virgilio Postigo
6 min readFeb 11, 2023
El viento soplando sobre el roble y el junco (fuente Wikimedia Commons)

1) Introducción

Este escrito forma parte de una serie de artículos denominados Cuentos para educar donde presentaré cuentos clásicos adaptados a los niños para ofrecerles una historia divertida y con enseñanzas fáciles de entender. Cada uno de ellos puede utilizarse como material educativo para ayudar a los niños a desarrollar valores y lecciones importantes para la gestión de sus vidas. Puedes utilizarlos con los niños de la manera siguiente:

  • 1) Primero que lean el cuento que se incluye y que respondan una serie de preguntas relacionadas con el mismo, repasar las respuestas con ellos.
  • 2) A continuación, que hagan un resumen del cuento con sus propias palabras y sin tener el texto delante, revisar el resumen con ellos.
  • 3) Por último, contrastar con los niños las enseñanzas que han aprendido del texto. Se sugiere realizarles unas preguntas y explicarles después un resumen de las enseñanzas. También se propone aplicar las enseñanzas del cuento a un ejemplo de la vida diaria de los niños. En el caso de este cuento, la aplicación que te propongo es utilizarlo para enseñar a los niños a ser más flexibles de cara a afrontar las adversidades.

Otro posible uso de estos artículos sería utilizarlos para el fomento a la lectura, y también para el trabajo de la comprensión lectora de los textos, que es un aspecto que la mayoría de los niños tienen que mejorar.

2) Lectura del cuento “El roble y el junco”

Cuentan que una vez hace muchos años crecieron juntos un junco y un roble a la misma orilla del río.

Compartían las delicias de la primavera y la rudeza del invierno, pero nunca estaban de acuerdo. Un día el roble dijo al junco:

— Mira qué pequeño y débil eres. Hasta un simple pajarillo es para ti un grave peso; la brisa más ligera, que riza la superficie del agua, te hace bajar la cabeza. En cambio, mírame, mi tronco detiene los rayos del sol y desafía también a la tempestad.

Como dando la razón al roble, unos fuertes vientos empezaron a soplar, éste aguantó orgulloso sus embestidas, y no dejó de reírse al ver al junco moverse de un lado para otro, bailando al ritmo que le marcaba el viento. Cuando la tormenta amainó volvió a hablarle al junco:

— ¡Qué débil que eres! El menor soplo de aire te tumba. Mis poderosas raíces son el mejor antídoto contra el viento. ¡Sabes que tengo razón!

El junco ya no pudo aguantarse más y contestó al roble para defenderse:

— Tal como dices, parezco débil, pero no te fíes de mi aspecto… ¡La flexibilidad es mi gran fuerza, pues, aunque me doblo, nunca me rompo!

— ¡Pues yo ni me doblo ni me rompo! — contestó el roble, sonriendo con superioridad.

Pero un día llegó una gran tormenta. El junco se dobló ante ella de a un lado a otro… mientras que el roble, rígido como siempre, trataba con todas sus fuerzas de mantenerse erguido ante aquella furia del cielo.

El viento fue creciendo en intensidad hasta que se volvió huracanado, fue tal el polvo que levantó que el roble y el junco dejaron de verse el uno al otro.

A la mañana siguiente, el junco se alzó sacudido y conmocionado por la noche que había pasado, pero alegre por encontrarse vivo. En ese momento escuchó unos llantos, miró en dirección a ellos y vio al roble tirado en la orilla quejándose de lo que le había pasado ¡El viento huracanado había arrancado sus raíces de cuajo y ahora estaba tendido a la orilla del río!, entonces el junco le dijo:

— ¿No te burlabas de mí diciéndome que me doblego ante el más leve viento? Pues yo me he doblado ante este y sigo en pie, pero tú por mucho resistirte a él te has partido.

3) Actividades que pueden hacer los niños con este cuento

3.1) Responder las siguientes preguntas relacionadas con el cuento

  • ¿Quiénes son los personajes principales del cuento?
  • ¿Por qué se ríe el roble del junco?
  • ¿Qué le contesta el junco al roble?
  • ¿Qué le ocurre al roble al final del cuento? ¿Por qué?
  • ¿Por qué al junco no le pasa lo mismo?

3.2) Después de haber respondido las preguntas anteriores, hacer un resumen del cuento

3.3) A continuación revisar con los niños la enseñanza que han aprendido del texto:

  • Por ejemplo, preguntándoles: ¿Qué enseñanza has aprendido de este cuento?
  • También pidiéndoles que os expliquen si han encontrado alguna situación similar a la del cuento y como la han afrontado
  • Revisar con ellos el resumen de las enseñanzas con la ayuda de las explicaciones de la sección 4 de este artículo.
  • Finalmente, proponerles aplicar las enseñanzas del cuento a un ejemplo de la vida diaria tal como se indica en la sección 4 de este artículo. En el caso de este cuento, la aplicación que te propongo es utilizarlo para enseñar a los niños a ser más flexibles de cara a afrontar las adversidades.

4) Enseñanzas y valores que se pueden aprender en este cuento

Esta fábula nos muestra dos formas opuestas de afrontar las adversidades:

La del roble, está basada tanto en la creencia de que su fortaleza es indestructible como en el desprecio hacia su vecino del bosque que no muestra su robustez y que aparentemente es más débil o vulnerable. La confianza en sus fuerzas es tan fuerte que cree que no ha de hacer nada ante lo que ocurra, simplemente mantenerse rígido. La rigidez y arrogancia del roble es lo que le lleva finalmente a su destrucción.

La fuerza del junco, en cambio, reside en la flexibilidad, en saber adaptarse al entorno para llegar a sobrevivir a las adversidades externas que están fuera de su control. Además, su actitud, de humildad, de no alardear de sus cualidades, ni compararse con otros árboles e infravalorarlos, como hace el roble, le refuerza. La adaptabilidad y humildad del junco le salvan de la fuerte tormenta que les castiga.

Este cuento muestra que ser adaptable y humilde en la vida puede ser más útil que ser fuerte y rígido. Este cuento puede enseñar a los niños que una actitud flexible ante la vida nos permite afrontar las vicisitudes que nos llegan, de tal manera que no nos rompan. Por el contrario, el mantener una rigidez psicológica, por ejemplo, creer que siempre llevamos la razón y creer que no necesitamos ningún cambio, representados en esta fábula por el roble, trae consigo sufrimiento y malestar y es la base fundamental de la mayoría de los problemas psicológicos. No podemos evitar que lleguen a nuestra vida tormentas que intenten destrozarnos, pero lo que sí podemos hacer es mantener una actitud flexible, entendiendo los problemas como situaciones pasajeras, que, aunque puedan afectarnos no nos podrán destruir.

5) Ejemplo práctico: enseñar a los niños a ser más flexibles

En el caso de este cuento, la aplicación que te propongo es utilizarlo para enseñar a los niños a ser más flexibles de cara a afrontar las adversidades. El cultivar una flexibilidad psicológica aumentará la resiliencia de los niños frente a los problemas que surjan en la vida.

Los aspectos que puedes trabajar para entrenar esta flexibilidad con los niños pueden ser:

  • Animar al niño a probar nuevos alimentos y cocinas, lo que le ayuda a abrirse a nuevas experiencias y a ampliar su zona de confort.
  • Permitir que el niño asuma nuevas responsabilidades y retos, como ayudar en las tareas domésticas o probar nuevas actividades, para que aprenda a adaptarse a nuevas situaciones.
  • Animar al niño a relacionarse con personas de orígenes y culturas diferentes, lo que le ayuda a ser más tolerante y comprensivo con los distintos puntos de vista.
  • Permitir que el niño cometa errores y aprenda de ellos, en lugar de intentar protegerle siempre del fracaso. Esto les ayuda a desarrollar la resiliencia y la capacidad de adaptarse al cambio.
  • Animar al niño a aceptar los cambios y las nuevas experiencias, como mudarse a un nuevo barrio, cambiar de colegio o dedicarse a una nueva afición. Esto les ayuda a ser más flexibles y adaptables a los cambios en el futuro.

6) Origen de este cuento

Este cuento es una adaptación de la fábula “el roble y la caña” de Esopo. Trata del comportamiento opuesto del roble, que confía en su fuerza para resistir la tormenta y es derribada, y de la caña que “se dobla con el viento” y sobrevive.

— — — — — — — — — — — — —

© Virgilio Postigo Cubo. 2023.

Puedes leer éste y otros artículos míos en Virgilio Postigo — Medium. Si quieres recibir un correo informando de publicaciones nuevas que realice puedes suscribirte en la siguiente página: Get an email whenever Virgilio Postigo publishes. (medium.com)

También puedes acceder a material didáctico gratuito para niños de mi libro “Nico, el pequeño detective” en el siguiente enlace. Nico es un niño que para ayudar a los demás se hace detective, y buscando casos que resolver se embarca en todo tipo de aventuras.

--

--

Virgilio Postigo

Telecommunications Engineer based in Madrid, Spain. Interested in technology, writing, education, psychology, health, environment, and improvement of society.